Adaptar la Visita Virtual a las Necesidades


Distintos objetivos requieren de distintos tipos de tour virtual. Evidentemente, todas son una forma de promoción, pero es diferente promocionar un restaurante, una casa de lujo o un piso. Así pues, podemos establecer dos grandes grupos; turismo o inmobiliario.

Para el Turismo

1. Puntos turísticos. Aquí podríamos hablar de museos y monumentos. La resolución, los puntos de vista y el momento del día son importantes para dar una buena imagen. Un museo pictórico, además, puede añadir fotos clásicas a sus cuadros, o una catedral a sus figuras.

2. Hoteles y Alquiler por días. El cliente se decanta por lugares que le atraen, sin haber llegado a visitar el lugar. Por eso, la imagen aquí es decisiva. Unas buenas fotos 360 tomadas con una cámara DSLR marcarán la diferencia. Este tipo de imágenes permiten acercarse al detalle y resaltar el encanto de nuestro hospedaje. En cuanto a la edición, el HDR se convertirá en un básico, puesto que no queremos dejar zonas sin iluminar. Sin olvidar, por supuesto, la importancia del stitching. En esta categoría entrar apartamentos y casas rurales.

3. Clubs de Golf. El turismo de golf mueve una buena cantidad de millones al año. SI queremos que el visitante de negocios visite el campo, una buena definición de las imágenes, en un buen día soleado, darán al club un plus de belleza. De nuevo, cámaras DSLR, edición HDR y el stitching son fundamentales. En los puntos necesarios, debemos incluír toda la información del hoyo.

Para el Mercado Inmobiliario.

En este caso, no es habitual la compra del inmueble sin haberse desplazado para realizar una visita in situ. Pero está claro que, dependiendo de la propiedad, el cliente va a demandar diferentes calidades. Eso debe reflejarse en nuestra visita virtual. Debemos conseguir que el comprador descarte visitar a la competencia.

1. Residencias de lujo. Todo en la vivienda debe reflejar status y modo de vida, y eso no será posible sin la máxima calidad en el reportaje virtual. Al igual que para los hoteles, las fotos deben ser bonitas y realzar los puntos fuertes de la vivienda: vistas, espacio o materiales. Eso sólo es posible obteniendo la mejor calidad fotográfica: DSLR y HDR, sin duda.

2. Pisos y Apartamentos. Para el grueso de las viviendas en el mercado, una visita de máxima calidad puede no resultar rentable. El simple hecho de poder realizar una visita completa por internet nos va a proporcinoar más visitas a la web y, por tanto, más compradores solicitando ver la vivienda. Una cámara 360 con una buena resolución 4K será suficiente en este caso. Pero no hay que cometer el error de no editar la foto, por lo menos para quitar el omnipresente trípode, como en el caso de más abajo.

3. Oferta Inmobiliaria de Hostelería. Aparte de la buena toma de imágenes, el recorrido debe ser lo más detallado posible. En este caso, el comprador busca un negocio y debe conocer bien el espacio y el estado en el que se encuentra: combinación de colores, reformas a realizar y distribución deben aparecer claras. No sólo atraerá más visitas, evitará también visitas innecesarias.

Pero esto no es todo, ya que en función de lo que se quiera lograr se debe personalizar el tour virtual. Esto incluye: cantidad de puntos de transición, planos y todo aquello que el vendedor crea que es importante. El realizador del tour debe atender a las necesidades y encontrar soluciones para el público objetivo para el que se destina el recorrido. Si quieres saber más sobre opciones de personalización, aquí puedes encontrar posibilidades.

#visitavirtual #personalizar

0 vistas