Experiencia con Matterport


Hace poco tuve la primera experiencia con la Matterport, esa cámara que realiza unos tours virtuales visualmente impactantes. Empecemos por el principio: el unboxing. La cámara viene envasada al vacío, lo que me parece perfecto y una manera genial de poder mantenerla. Hay que tener cuidado, puesto que el adaptador europeo de corriente no viene en la misma caja de la Matterport, si no que está en la caja de embalaje de la empresa de mensajería. Comprueba bien todo antes de llamar al servicio técnico. Por supuesto, hay que comprar el iPad, el trípode y la abrazadera para poder usar la máquina tal y como se debe. Además, recomiendo un nivel y un líquido limpiagafas con gamuza. Esto hace el kit completo. Yo tengo que ver cómo adapto las espumas de la caja para poder llevarla en la moto.

He podido intentar hacer dos tours con esta cámara. Digo intentar, porque el segundo fue un completo fiasco.

El primero fue en una casa fabulosa en un buen barrio de Valencia. En realidad, la cámara es de mi amigo Ignasi Boltó, puesto que la mía la recibo en un par de días, pero todo esto que os comento es 100% fiel a la realidad. De hecho, la aplicación con la que hicimos la visita era la mía, con mi cuenta de la nube de Matterport.

Todo fue como la seda. Se pueden visualizar los escaneos mientras estás haciendo el tour, para asegurarse de que no hay nada raro en la foto. Se pueden ir borrando y añadiendo. Tuvimos un par de cuestiones. La primera, con un espejo. La cámara era incapaz de alinearse, parece que por los reflejos. Marcar el espejo con las herramientas de la aplicación fue suficiente para eliminar la circunstancia. El segundo inconveniente fue una ventana de un cuarto de baño, por la que entraba mucha luz. Fue fácil cerrar la persiana para acabar con los problemas. Por supuesto, en muchas fotos acabó apareciendo la cámara(cuestión endémica de Matterport). Esto sería resoluble si Matterport dejara editar las fotos y luego volver a subirlas, pero no deja, así que la cámara se queda ahí, haciendo publicidad. Fue de esa misma manera de la que yo me enteré que existía esa cámara, viéndola en un espejo.

Había más zonas negras en mi pantalla que una vez subidas como tour, así que hay que saber cómo manejar las zonas oscuras del tour, que a veces no son importantes. Lo terminamos sobre las 14:30, y a las 21:00 estaba disponible. Unas 70 fotos. Para el cliente, estos son plazos razonables para tener un tour de tanta calidad.

Como práctica recomendable, recorté todo el perímetro de la casa. No queremos tener unos feos splash, ¿verdad? La herramienta es bastante simple, aunque preferiría haber podido usar un ratón. Soy de Android, y toda esta cuestión Apple me revienta un poco. En fin, se marca el perímetro, los espejos y las ventanas.

Pude bajarme unos snapshots y poner marca de agua, quedando unas bonitas fotos(a las que añadí un poco de calor en Lightroom, debo decir, pero poco más). Una vez conocí los atajos del teclado, que son bastante fáciles, pude grabar un vídeo capturando la pantalla, otro día os explico el programa que usé y los ajustes. También te puedes bajar unas capturas 360. Esas capturas pueden usarse en Panotour, y aún tengo que averiguar si las aceptan Tourmake o Google Street View. Esto abriría una puerta a usar Matterport como auténtica cámara 360 sin vídeo, ni personas moviéndose, pero con imágenes del lugar a buena(estupenda)resolución.

La cámara trabaja un poco mal los puntos nadir: tanto el punto justo arriba de la cámara como el de justo abajo. Se puede poner ahí el logo propio o del cliente, pero desde luego es la cámara que peor maneja esta cuestión. Por tanto, si la usas para montar un Panotour, te recomiendo que limites el área de visión, que tampoco deja tan mal resultado.

Podéis ver la visita virtual pinchando aquí. Espero vuestros comentarios.

El segundo tour virtual fue un completo fiasco. La cámara no desplegó su wifi, o el iPad no lo detectó(ni ningún otro dispositivo). Hice que el propietario del lugar apagara su wifi, su alarma, la impresora y alguna cosa más, pero estuve una hora y cuarto y no hubo manera. Yo actualicé mi iPad y apagué y encendí los dispositivos varias veces. Fue imposible. Esto significa mucha vergüenza delante del cliente y del propietario. La respuesta del servicio técnico fue para llorar, menos mal que existen los grupos de Facebook, que me ayudaron un poco más. Pero este problema te puede surgir cuando menos te lo esperes, y no es grato cuando entre la cámara, el iPad, el plan de la nube y todas las mandangas te has gastado más de 4500€.

Por cierto, no dejéis de visitar la inmobiliaria Monserrate si tenéis ganas de comprar algo por Valencia, en especial: el piso de la visita. Gracias por confiar en mi.

#360 #visitavirtual #virtualtour #matterport

6,860 vistas